Robo revolucionario del siglo XXI: cómo Chávez y Kirchner asaltaron las arcas públicas

Oscar Centeno se presenta como un hombre discreto, que podría ganar la confianza de cualquiera, incluso del ex ministro argentino Julio De Vido. Tanto así que llegó a trabajar ya siendo militar retirado, para la madre de quien fuera el hombre fuerte de las jefaturas presidenciales de la pareja Kirchner. El salteño lo tuvo claro desde el principio. Debía “protegerse” una vez dentro del círculo más íntimo de poder y corrupción argentina.  Centeno optó por llevar meticulosos registros de las operaciones corruptas que la pareja presidencial Kirchner y sus cómplices realizaron durante una década. En esa danza del dinero K que ha desatado decenas de arrestos en Argentina y coquetea con llevar a la cárcel a la expresidenta Cristina Kirchner, también bailan los poderosos de Venezuela

Anuncios