The Kingdom: el poderoso emporio y las “coincidencias” que rodean al narcoyate por el que señalaron a los sobrinos Flores

 Un empresario venezolano al mando del consorcio empresarial venezolano Kingdom; sus lazos con José Luis Parada, exgerente de Pdvsa Occidente, quien escapó tras ser detenido y acusado por corrupción; The Kingdom, un lujoso yate fondeado en la exclusiva zona de La Romana, dentro del cual la Policía antidroga de República Dominicana halló un gran alijo de cocaína y heroína en noviembre de 2015; una aeronave confiscada en Miami por la DEA y el caso por el cual Francisco Flores Freitas y Efraín Campo Flores, sobrinos de la pareja presidencial venezolana, fueron condenados por narcotráfico en Estados Unidos, son los elementos de esta historia cargada de “coincidencias” que como flechas apuntaron al empresario Francisco Enrique Flores Suárez como el propietario de la embarcación. Hoy, Flores Suárez se muestra como benefactor de los más necesitados y hasta dueño de una productora audiovisual.

Pasado el mediodía del martes 10 de noviembre de 2015, un operativo realizado por agentes federales encubiertos de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por su siglas en inglés) capturaron en Puerto Príncipe, capital de Haití, a Franqui Francisco Flores de Freitas y Efraín Campo Flores, quienes poco antes habrían arribado a la isla caribeña a bordo de una aeronave de matrícula venezolana YV2030. Son los sobrinos de la primera dama de Venezuela, a quienes los organismos de inteligencia les habrían hecho seguimiento por su participación en una conspiración para trasladar a territorio estadounidense al menos 800 kilos de droga.

El día anterior, la Dirección Nacional de Control de Drogas (Dncd) de República Dominicana informó sobre un operativo conjunto con miembros de la Armada de este país, por medio del cual allanaron un lujoso yate fondeado en la marina de la exclusiva zona de La Romana. En el interior del yate de nombre The Kingdom con bandera de Bahamas, hallaron “54 paquetes de una sustancia blanca presumiblemente cocaína o heroína” además de producirse el arresto de seis personas durante la operación.

“Cincuenta de estos paquetes en forma cuadrada y cuatro de forma cilíndrica, estos últimos dieron positivo a heroína, fueron decomisados durante un operativo que fue llevado a cabo en el interior del yate de lujo The Kingdom, matrícula Y0016 de 135 pies de eslora y 30 de manga, color gris, con bandera de la isla de Nassau (Bahamas) y que estaba anclado en un complejo turístico de La Romana”, escribió el diario El Caribe, información que fue difundida por el órgano policial dominicano y replicada en otros tantos medios.

La droga fue detectada en el interior de un par de maletas de color negro. Cuatro de las personas detenidas por el caso se encontraban en el yate, otras dos en un negocio de comida. “También se les decomisó un vehículo Ford Explorer, otro marca Toyota, color azul, así como 43 500 pesos dominicanos y 500 dólares a un sujeto y 64 000 pesos dominicanos en efectivo (unos 1300 dólares) al otro individuo.

Es entonces cuando desde República Dominicana se difundió la versión — y la información errónea se regó como pólvora en todo el orbe — de que el yate y la droga pertenecían a los sobrinos de la pareja presidencial venezolana, Flores de Freitas y Campo Flores. Aunque estos fueron finalmente condenados en Estados Unidos por narcotráfico, el yate y el alijo de estupefacientes nada tenían que ver con los familiares de la primera dama, Cilia Flores.

Lee también: “Nuevas sanciones para Venezuela, la testaferro, atrapada en la guerra Irán — Estados Unidos“

Sin embargo y según la información que se le atribuye al fiscal del Ministerio Público que llevó el caso en este país y que fue difundida en aquel entonces por la agencia de noticias Associated Press (AP), la lujosa embarcación con bandera de Bahamas pero registrada a nombre de una empresa en Barbados sería propiedad de otro Flores, cuyo nombre es Francisco Enrique Flores Suárez. Luego de ello, poco se supo sobre esta noticia, desplazada por el sonado caso de los jóvenes detenidos.

Días después de conocerse el allanamiento del yate, el 16 de noviembre de 2015, un tribunal de La Romana dictó un año de prisión preventiva contra cuatro personas detenidas en relación con el hallazgo de droga en el yate The Kingdom. “El juez Abraham Severino Saldivar impuso esa medida para Marino Franklin Berroa Mercedes, Luis Manuel Arias Acosta, Fausto Ernesto Severino Marte y Luis Alfredo de Castro. Otros dos detenidos por el mismo caso, Mártires Altagracia Medina y Víctor Julio Sarmiento, quedaron en libertad bajo fianza”, reportó la agencia EFE.

A pesar de los esfuerzos que durante la época de producirse estos hechos se realizaron para obtener una confirmación desde República Dominicana sobre quién era el propietario de la embarcación, ni desde las autoridades antinarcóticos de este país, ni las personas allegadas a la figura de Flores Suárez, ni desde sus correos electrónicos, fue posible obtener una respuesta que aportara algo más que su posible vinculación con la embarcación. Pero una investigación más a fondo sobre este empresario venezolano y el surgimiento de más datos y documentos, develan nuevos detalles sobre quién es Francisco Enrique Flores Suárez y su posible vinculación con la embarcación.

Un mundo de coincidencias: un Kingdom en República Dominicana y aquí también

Durante una primera investigación realizada por esta periodista para El Pitazo en noviembre de 2015, no se obtuvo evidencia alguna de que Flores Suárez estuviera vinculado de alguna forma con la familia de la primera dama del país, pero sí con altos exfuncionarios de la estatal petrolera venezolana, Pdvsa y otros poderosos del régimen chavista.

Tras la separación de sus padres, la abuela de Flores Suárez asumió la crianza de los cuatro niños. Es en ese entorno en el cual inicia su incursión en la religión cristiana. “Para sobrellevar su situación económica, decide crear su propia iglesia, de hecho Francisco (Flores Suárez), sólo estudia bachillerato y posteriormente sigue se prepara como pastor evangélico”, cuenta una fuente a The Digger.

“Coincide en esos estudios con Javier Bertucci – ex candidato presidencial – y del cual hoy es enemigo, pero comparten los mismos vínculos con los Cabello y con Chávez”, dijo.

Pero hay más. Según otra fuente que prefirió mantener su nombre a resguardo, Flores Suárez se vio obligado a trasladar a sus dos hijas que vivían en Canadá hacia Madrid, “con la ayuda de Víctor Vargas”, en el momento que estalla el escándalo del yate.

“Cuando nace Génesis (una de sus hijas) da un viraje y se hace empresario, iniciando con la empresa Kingdom Medical y Corporación Kingdom. En 2006, sólo con la ayuda de poderosos amigos chavistas es que adquiere Elinca, lo que le permite entrar en Pdvsa, uno de sus deseos más grandes”, describió.

Este empresario carabobeño constituyó sociedades con Braulio César Parada Sánchez, hermano del exgerente de Pdvsa Occidente, José Luis Parada Sánchez, hombre de confianza del entonces zar del petróleo, Rafael Ramírez. Desde 2015 a la fecha, los rastros de estos vínculos han sido borrados de los registros de comercio y de los portales digitales.

Parada, quien cumplía arresto domiciliario por delitos de peculado doloso propio continuado y asociación para delinquir, habría huido del país a finales del año pasado y se desconoce su paradero, al igual que el de Rafael Ramírez.

Además de estos nexos con altas figuras dentro de la estatal petrolera, Flores Suárez levantó un holding en Venezuela que lleva el mismo nombre que la embarcación confiscada en República Dominicana, Consorcio Kingdom, dedicado a las más diversas ramas económicas. Así, Kingdom Medical fue registrada en 2011, pero no renovó su acreditación en el Registro Nacional de Contratistas. Reseña como cliente al Centro Nacional de Tecnología e Informática, al cual le despachó un “sistema de producción comunal”.

Registro de Kingdom Medical. Cortesía: Registro Nacional de Contratistas

Metalúrgica Kingdom Metalking, C. A. fue registrada en el Registro Nacional de Contratistas en 2006 en el estado Yaracuy. El Instituto de Vivienda y Equipamientos de Barrios del estado Yaracuy le otorgó un contrato de suministro de materiales de construcción. Luego de ello, la empresa no vuelve a ser actualizada en el sistema de validación para contratar con organismos gubernamentales, tal y como se reseñó en aquel entonces.

Registro de Metalurgica Kingdom. Cortesía: Registro Nacional de Contratistas

También está Kingdom Flores Negociaciones C. A., que pareciera haber sido la empresa de la familia, en la que Flores Suárez figura con 95% de las acciones y otros cinco miembros de esta familia se distribuyen cada uno el 1%: su padre, Francisco José Flores Aguirre; su madre, Mercedes Suárez; su tía, Fátima Suárez Ramírez; su hermano, Francisco Javier Flores Suárez y su otra hermana, Ineria Flores Suárez, quien sería también su socia en la empresa principal de la familia, la zuliana Enilca.

Registro de Kingdom Flores negociaciones, C.A. Cortesía: Registro Nacional de Contratistas

Flores Suárez adquirió la cartera accionaria de la sociedad Electricidad e Instrumentación, C. A. (Enilca), por la cual estuvo involucrado en un juicio por el impago del dinero acordado a sus antiguos dueños. Pero es Enilca la que se convierte en la principal fuente de ingresos al hacerse con jugosos contratos con la estatal petrolera Pdvsa y Desarrollos Urbanos S.A, antigua Ducolsa, creada en 1993 y que fue remozada su imagen pasando a ser luego Desarrollos Urbanos de la Costa Oriental del Lago S.A, según Decreto Presidencial №4.523 publicado en Gaceta Oficial №38.446 del 29 de mayo de 2.006 y adscrita al Ministerio de Petróleo y Minería, tal y como se reseñó en El Pitazo, en diciembre de 2015.

A Enilca se le asignaron dos contratos para la construcción de viviendas en El Marite, en Maracaibo, y en el sector el Danto de Ciudad Ojeda. Estas obras son otorgadas a Flores Suárez al mando de la compañía en la época en la que José Luis Parada Sánchez fungía como director de la antigua Ducolsa.

Lee también: “Pilatus Bank, la entidad que como Poncio, lavó dinero proveniente de Venezuela y de empresas fantasmas en Malta

Para el año 2015, las relaciones de Flores Suárez y la familia Parada Sánchez marchaban viento en popa. En ese entonces, aparecía en los archivos de la empresa panameña, OpyG Investment Inc, Francisco Flores Suárez y Braulio Parada Sánchez, hermano de José Luís Parada. En la actualidad, sólo figura Oriely Lorena Parada Sánchez y Elizabeth Sánchez Fuentes, otros miembros de la familia del exejecutivo de Pdvsa.

Flores Suárez y la familia Parada Sánchez, socios en distintos negocios. Imagen: cortesía

“Flores Suárez se hace amigo cercano de Rafael Ramírez, al entrar en Pdvsa, una vez adquiere Enilca, con la ayuda de poderosos amigos chavistas en el poder. Hace unos tres años adquirió una empresa que es la encargada de hacerle servicio a los pozos de la región oriental del país y hasta un hotel sin concluir en Valencia”, explicó un ex empleado de la organización de Flores Suárez.

“Tiene empresas en Colombia, Panamá, Costa Rica y Ecuador. De hecho, a través de su empresa en Panamá, trae al país viviendas prefabricadas y se las vende a Pdvsa y algunos organismos gubernamentales”, apuntó.

Flores Suárez es propietario de las panameñas KFG ONE, S. A., FF Sudamericana S.A. y Sevilla 09A 2, S.A. y se le nombra como presidente. Pero una en particular, Inversiones Innovadoras de Exportaciones Panameñas Inc, creada en 2009, modificó su estructura gerencial y fue eliminado el nombre de Braulio César Parada Sánchez, tal y como figuraba en el documento vigente al 14 de junio de 2013, reseñado en la investigación original publicada en El Pitazo.

Pero afloran otros datos. Flores Suárez también rubrica su nombre en los registros de empresas en paraísos fiscales (Paradise Papers) del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación. Allí aparece como propietario de una empresa de curioso nombre “Goz?n Holding, Corp” constituida en Barbados en julio de 2014. Son los mismos datos del registro oficial de la Oficina de Comercio de la isla caribeña. El lugar donde fue constituida esta empresa es el mismo en el cual se constituyó la empresa FGF Vessel, LTD, propietaria del yate The Kingdom: The Phoenix Centre, George Street, Belleville, St. Michael, Barbados.

Registro en Barbados de sociedades vinculadas a Flores Suárez

Esta información fue verificada con la Autoridad Marítima de Bahamas, jurisdicción a la cual pertenece la bandera del yate, quien respondió a la solicitud de los datos de registro del yate el pasado 17 de diciembre de 2015: “la embarcación es propiedad de una empresa constituida también en Barbados, de nombre FGF Vessel, LTD, bajo el N°38590 registrada el 26 de agosto de 2014”.

La dirección de la empresa propietaria del yate Kingdom es la misma vinculada a otra sociedad de Flores Suárez: The Phoenix Centre, Saint Michael, en Barbados.

… Y un avión en manos de la DEA

Francisco Flores Suárez también ha tenido algún encuentro con la justicia estadounidense. En este caso en particular, al venezolano le fue incautado en el sur de Florida una avioneta de su propiedad. Es el expediente número 1:15-cv-23717, visto por el juez Darrin P. Gayles.

La causa cursó desde el pasado 6 de octubre de 2015 y el expediente fue cerrado en 2016 al lograrse un acuerdo entre las partes, por un lado el demandante, Francisco Flores Suárez y por el otro, la agencia antinarcóticos de Estados Unidos. El venezolano había reclamado la devolución de una aeronave de su propiedad, un Beechcraft Super King Air 300 siglas YV506T.

En el caso aparece primero Francisco Eduardo Flores Suárez, pero el día 30 de noviembre es introducida una moción sobre el nombre del demandante, el cual fue sustituido por el correcto, Francisco Enrique Flores Suárez. Para esta investigación se contactó en 2015, vía telefónica, al abogado Luis Cordero, del bufete estadounidense Cordero & Asociados, defensor de Flores Suárez. “Usted sabe que las normas éticas de los abogados en Estados Unidos me impiden responder a sus preguntas”, comentó.

Sin embargo, a poco más de dos años, nuevos documentos fueron sumados al archivo jurídico. Es un hecho que se trata de la misma persona, al menos en este caso. En estos archivos del expediente en el cual el empresario demanda a la DEA y le exige la devolución de su aeronave, aparecen nuevos datos que hacen referencia a Francisco Enrique Flores Suárez como el propietario de una aeronave Beechcraft Super King Air 300, siglas YV506T, secuestrada por la DEA el 6 de agosto de 2015 y sus vínculos con una empresa de nombre similar a la propietaria del yate The Kingdom.

Se lee en el documento que “Flores Suárez es el dueño de Kingdom Flores Negociaciones C.A y de FGF Aviation, LLC (…)”. Originalmente, la agencia federal habría incautado la aeronave por una inconsistencia en su registro, pero luego de que una revisión en la búsqueda de rastros de droga con la división canina arrojó resultados dudosos, los agentes decidieron retenerla más tiempo a la espera de pruebas más consistentes. Sin embargo, la DEA, según relatan los abogados de Flores Suárez, no dio a conocer estos hallazgos por lo que entonces el empresario exigió su devolución.

Extracto del expediente federal sobre el caso del avión propiedad de Flores Suárez

Coincidencialmente el expediente sobre el caso del avión arroja otro hallazgo. En la alegación de los hechos se explica que “Kingdom Flores Negociaciones C. A. es una corporación de Venezuela dirigida por Flores y FGF Aviation, LLC es una corporación de responsabilidad limitada constituida en Delaware propiedad de Flores”.

Según la respuesta que se obtuvo de la Autoridad Marítima de Bahamas, el yate que fue intervenido en República Dominicana y en el cual se incautaron 54 kilos de droga pertenece a una empresa constituida en Barbados de nombre similar a la empresa de Flores, FGF Vessel, LTD.

Lee también: “Sorprendentes detalles: Las revelaciones de la Fiscalía de EEUU tras la captura de exfuncionarios de Pdvsa

Después de la tempestad, afloran más datos

Tras la detención de los sobrinos de la pareja presidencial venezolana a finales de 2015 y el escándalo noticioso que sobrevino, el rastro de Francisco Enrique Flores Suárez desapareció. Siete meses después, el 31 de julio de 2016, el diario dominicano Hoy colgó un publirreportaje en el que se muestra a Flores Suárez como un importante benefactor social por medio de la Fundación Venezuela Nueva.

“Flores es un empresario de más de 20 años de trayectoria profesional en diversos sectores como la industria petrolera, la construcción, el turismo y el entretenimiento, en su país de origen y en otras 10 naciones de Latinoamérica, bajo el consorcio Kingdom”, refiere la nota.

Además, Flores Suárez estaría al mando de Kingdom Producciones, una productora audiovisual de bajo presupuesto que según sus datos en la red social Linkedin, fue creada en 2014.

A pesar de la carga empresarial que supone el holding Kingdom creado por Flores Suárez y también presente en otros países y su “peregrinaje” como orador y defensor de las causas sociales, su último registro de aporte al servicio de seguridad social de Venezuela corresponde al año 1992, cuando sólo era un trabajador más de la extinta petrolera venezolana Corpoven. Tampoco hay información disponible sobre su contribución al sistema nacional tributario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.